El pasado 21 de julio, la Clínica Veterinaria Rocafort, realizó su intervención número 400 en lo que va de año.
Fue una piometra (infección de utero).
Muchas son las diferentes operaciones que se han realizado, especialmente esterilizaciones y castraciones, pero además también cánceres, obstrucciones intestinales, etc.
Por poco frecuente, se puede destacar la intervención número 399, practicada a un gato con la uretra obstruida, realizándole una uretrostomía con amputación parcial del pene.
Aunque los pacientes mayoritarios son perros y gatos, por la mesa de quirófano también han pasado conejos y hurones.

Publicado: 19 de Septiembre de 2014